El gato Persa, por su pelaje y su especial morfología, es único en el mundo, a eso se debe su gran popularidad. Además de su estilo incomparable, el Persa se distingue por su caracter noble y dulce. Un auténtico aristócrata con un temperamento ideal.

GATOS PERSAS E HIMALAYOS:

Así debe ser un verdadero gato persa himalayo:

 

       1. Cabeza: redonda, maciza, abombada, orejas pequeñas y redondeadas   con   penachos de pelo; ancha en la zona del hocico , nariz corta y ancha

2. Ojos: grandes, redondos, expresivos; color azul

3.Cuerpo: macizo, musculoso, patas cortas, pecho ancho y profundo

4. Cola: corta, con pelaje denso

5. Pelaje: sedoso, suave, denso, largo

6. Colores: capa pigmentada en las partes distales del cuerpo (points): cara (máscara) orejas, patas y cola; el resto del cuerpo es más claro. colores de los points: marrón foca, azul, rojo, lila, chocolate y torties

El caracter

Dotado de una particular inteligencia y con mucha facilidad para aprender, el Himalayo posee además una vibrante curiosidad por todo lo que encuentra a su alrededor. Cariñoso, simpático y obediente, disfruta de la vida casera.

 

Quien tiene a este felino como mascota tiene un amigo muy leal, al que le gusta disfrutar de sus mimos panza arriba ronroneando para despertar su interés. En ocasiones las hembras demuestran su lealtad y confianza permitiendo que disfrutemos y participemos de sus partos. No está considerado como un 'charlatán' pues no suele maullar. Su temperamento activo se adapta a lugares reducidos, permitiéndole vivir en sitios pequeños. Su comportamiento amigable y afectuoso le convierte en una de las raza aptas para la convivencia con niños.

 

El Persa Himalayo es un gato tranquilo, que adora hacer largas siestas en el sofá y mejor aún si estas siestas son en el regazo de su dueño. Pero al Persa Himalayo también le gusta tener ratos de juego, se entretiene jugando con una sombra o cualquier juguete que tenga a su alcance.

Como cualquier gato Persa, los Himalayos son bonachones y dulces, de adorable carácter, tranquilos y vivos a la vez.